Presionar-Play

El Diseño para una Nueva Realidad

Lic. Guillermo Rodriguez

El estado del cuerpo y la salud mental se presentan como dos grandes temas de interés por estos días no solo para las personas mayores, también para jóvenes y adultos que no superan los cincuenta años.

Y es que la pandemia parece no tener un horizonte con final feliz a corto plazo. Los más osados se suben a la ‘bicicleta de la acción” en busca de un movimiento libertario que les devuelva una nueva conexión con la autonomía e independencia, restringida para facilitar la prevención colectiva.

Por otro lado, los enrolados en las pautas del  cuidado y la prudencia analizan qué actividades hacer fuera de casa, deseando retomar  actividades sociorecreativas, quizás motivados por el cambio de estación primaveral en la región o por la esperanza de querer ver una luz al final de un proceso que creen que se debe respetar, por su naturaleza.

No creo que se trate de una “nueva grieta” de las conductas ciudadanas, tampoco que sea obstinación faraónica la de la política el querer avanzar con acciones en el espacio público compartido por interés en la economía, dado el retroceso del año pasado en el crecimiento productivo. Más bien se trata de no convertir en objeto de otro interés a las personas en un tiempo difícil.

Estamos frente  a una dinámica social nueva y desafiante, lo que debe importar es lo que a las personas les pasa en el cuerpo y en su mente en estos días; frente a lo que parece ser una transición entre una ola pandémica y otra con pronóstico de ser más virulenta y con mayor potencial de daño. Lo que quizás nos vuelva alejar del final deseado y esperado.

No podemos dejar de tener en cuenta que este proceso de transición ya no es sólo inseguridad e incertidumbre… deberíamos haber aprendido qué es transitar un proceso de pandemia: con resiliencia, cuidados,  responsabilidad y el compromiso colectivo que suele captar el interés de al menos del 65 % o más de personas, respecto del 35% que dudan o resisten y necesitan otros tiempos o argumentos más sólidos. 

El bienestar de las persona también depende de cómo se planifican las políticas públicas y organiza su implementación. Con un diagnóstico y pronóstico de futuro asertivo, no erróneo o falso.

Los líderes de este tiempo necesitan estar entrenados en cómo  interpretar la realidad, diagnosticar y cómo desarrollar una planificación estratégica a futuro en tiempos de crisis y cambios.

No se debería improvisar, quien tenga responsabilidad colectiva. Frente a una realidad poco común, desnaturalizada y en transformación permanente.

Para las personas mayores, cuerpo y mente con salud serán los principales recursos de  adaptación e inclusión en esta nueva realidad en transformación constante.

Para afrontar el malestar y el miedo con salud mental podemos apelar a las habilidades de afrontamiento que hemos incorporado a lo largo de la vida, aprovecharlas nos facilitarán la adaptación e inclusión en la nueva realidad que se viene.

Qué pasa si no podemos reconocer que habilidades tenemos? Pues habrá que trabajar para recordarlas y hacerlas conscientes, con o sin ayuda, y entrenarlas. Pensar, en qué soy fuerte?. Qué es lo que he aprendido de otras dificultades superadas?. Qué recursos use antes para tal o cuál problema?…

El diseño de lo humano, lo que somos, siempre posee su propio potencial para lograr nuevas respuestas de aprendizaje y adaptación, para tener una mente y un cuerpo sano.

Por ejemplo, un estudio reciente dio cuenta de que la actividad física hace que el cerebro entre en acción en caso de depresión.

En la Clínica Universitaria de Psiquiatría y Psicoterapia de la Ruhr-Universität Bochum (Alemania) se ha demostrado el doble efecto beneficioso de la actividad física en la depresión: no solo reduce los síntomas depresivos, sino que también aumenta la capacidad de cambio del cerebro, necesaria para los procesos de adaptación y aprendizaje.

Los resultados de este estudio muestran la importancia de cosas aparentemente sencillas como la actividad física en el tratamiento y la prevención de enfermedades como la depresión, la pérdida de impulso e interés, la falta de motivación y los sentimientos negativos, propios de un tiempo de crisis.

Asimismo, debemos tener en cuenta la dimensión espiritual como dimensión fundamental que propicia la capacidad de cambio.

Neuroplasticidad y capacidad de cambio son importantes para todos los procesos de aprendizaje y adaptación del cerebro que moviliza la predisposición interna a buscar el bienestar.

Lo que necesitamos para una nueva normalidad y realidad con bienestar está en nuestro diseño humano. No está afuera.

Está en cada uno de nosotros predisponernos en revisar nuestras fortalezas y lo que poseemos en lo espiritual que nos permite afrontar lo que se necesita superar y cambiar.

Estudio de Referencia.

“La actividad física hace que el cerebro entre en acción en caso de depresión”. Brüchle, W; Schwarzer, C; Berns, C; Scho, S; Schneefeld, J; Koester, D; Schack, T; Schneider, U; Rosenkranz, k.
Front. Psychiatry, 09 June 2021 | https://doi.org/10.3389/fpsyt.2021.660642








Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido